Potabilización

Potabilización

El agua que consumimos en nuestros hogares habitualmente proviene de diferentes fuentes: ríos, lagos, ríos subterráneos, entre otros.

Muchas veces, el agua disponible en los espacios naturales a los que tenemos acceso NO es apta para el consumo humano. Las fuentes de agua pueden contener metales pesados y otros minerales en altas concentraciones, o estar expuestas a diferentes situaciones de contaminación (naturales o antrópicas), que pueden resultar perjudiciales para la salud.

El agua, en su estado natural, se denomina “agua cruda”. Para que sea potable, debe ser sometida a diferentes procesos para purificarla, es decir, quitarle los agentes que puedan provocarnos algún daño.

Se considera que el agua es potable cuando resulta apta para consumo humano, es decir, que se puede consumir sin restricciones porque no representa riesgos para la salud.

Para ello debe cumplir con las normas de calidad promulgadas por las autoridades provinciales, nacionales e internacionales. Estas son: “Normas provinciales de calidad y control de aguas para bebidas” (Resolución DIPAS 608/93); recomendaciones de las “Guías de calidad de aguas” de la Organización Mundial de la Salud (OMS); y Código Alimentario Argentino. http://www.siagua.org/sites/default/files/documentos/legislacion/normas_calidad_cordoba.pdf

http://www.who.int/water_sanitation_health/dwq/gdwq3rev/es/

Se llama agua pura al agua que no tiene olor, color, sabor (es inodora, incolora e insípida). El agua pura no tiene minerales disueltos ni ninguna otra sustancia.

Para obtener agua químicamente pura (compuesta sólo por H2O) pueden realizarse diversos procesos físicos. Es lo que suele denominarse como agua destilada, que se obtiene por evaporación y su posterior condensación. Es utilizada, generalmente, en aplicaciones industriales. El agua destilada puede ser utilizada en la producción de alimentos y bebidas, pero no debe ser utilizada para consumo ya que carece de sales minerales que nuestro organismo necesita y favorece la formación de caries.

El agua potabilizada, en cambio, contiene algunos minerales disueltos y no tiene microorganismos que puedan afectar la salud. Es decir, puede tener olor, color y sabor, pero ello no afecta su condición de potabilidad, que está garantizada por los procedimientos realizados en la Planta de tratamiento y por los controles periódicos que se realizan.

Las características organolépticas del agua (su color, su olor y su sabor) dependen de las condiciones del entorno natural en el que se encuentra el agua cruda (el agua antes de ser potabilizada). En diferentes zonas y lugares, las aguas, luego de ser potabilizadas, tienen sabores y olores distintos, según las particularidades de los suelos

La PLANTA POTABILIZADORA LA QUEBRADA está ubicada en el departamento Colón, en el faldeo occidental de las Sierras Chicas, a 7 km del centro de la ciudad de Río Ceballos.

Allí se trata el agua que se extrae del embalse La Quebrada. Fue inaugurada en el año 1986 y planificada para la provisión de agua a un número aproximado de 50.000 habitantes de las comunidades de Mendiolaza, Unquillo y Río Ceballos.

El titular de la Planta Potabilizadora es el Gobierno Provincial, que toma las decisiones e implementa las políticas a través del Ministerio de Agua, Ambiente y Servicios Públicos.

La operación y administración de la misma está a cargo de la UTE (Unión Transitoria de Empresas), que conforman las Cooperativas de Obras y Servicios de Unquillo-Mendiolaza y Río Ceballos.

Llamamos PROCESO DE POTABILIZACIÓN al conjunto de procedimientos que se realizan en las instalaciones de la Planta Potabilizadora para quitar o disminuir la cantidad de agentes patógenos y de otras partículas del “agua cruda”.

Fases del Proceso de potabilización.

El agua cruda es sometida a tres procesos básicos para ser potabilizada.

1 Desinfección. Para eliminar los agentes patógenos que puedan estar presentes. Esto se logra gracias al efecto desinfectante del oxígeno y del hipoclorito de sodio.

2 Floculación. Se genera la acumulación de todos los sedimentos (pequeñas partículas suspendidas) en partículas mayores, efecto que produce el agregado de Policloruro de aluminio, las cuales decantan más fácilmente por efecto del peso.

3 Filtración. El agua resultante es filtrada, garantizando la retención de los sedimentos que puedan quedar en la misma. Luego de esta última fase, el agua ya es potable. Es almacenada en cisternas y, a partir de allí, distribuida a las cisternas de cada zona de la ciudad. Finalmente, es distribuida hasta llegar a cada hogar.

En cada una de las etapas de producción, almacenamiento y distribución de agua potable, se deben realizar controles específicos, en los que intervienen distintos actores: el Estado provincial a través de ERSeP y Ministerio de Agua, Ambiente y Energía; la Municipalidad; la Cooperativa; la Universidad; laboratorios autorizados, y también, los usuarios.

Esos controles específicos consisten en verificar:

  • El estado del ambiente o de los recipientes en que el agua se almacena o por los que circula.
  • Las características propias del agua (físico-químico y microbiológica).

Para ello se tienen en cuenta parámetros establecidos por organismos internacionales y nacionales.

Qué se controla en cada etapa y quiénes son los responsables

1. Monitoreo de la calidad del agua de ríos y lagos. Estado Provincial

Lo primero a controlar es la calidad del agua en su estado natural, el agua cruda. El Estado Provincial es el responsable de la calidad del agua en sus fuentes y de garantizar el buen estado ambiental de las cuencas hídricas, a través de políticas públicas de prevención, regulación, monitoreo y saneamiento, implementadas  desde las áreas provinciales específicas.

Para ello se deberían tomar muestras periódicamente y analizar qué tipo y qué cantidad de sustancias están presentes en el agua de los lagos y ríos. Es necesario también que se analicen el entorno y el contexto. Es decir, en qué situación se encuentran las cuencas, el estado de la flora y la fauna, el desarrollo de emprendimientos y acciones sociales. Esta información es importante porque permite prever qué necesidades de agua existen y qué medidas preventivas son necesarias, para preservar los recursos naturales.

2. Control durante el proceso de potabilización y distribución. UTE Unión

Transitoria de Empresas. El personal técnico de la UTE, que opera la Planta Potabilizadora, realiza controles del estado del agua que ingresa y del agua que sale de la misma. En el laboratorio de la Planta  potabilizadora se realizan todos los controles fisicoquímicos del agua de proceso, de las cisternas y redes de las localidades receptoras.

Además, se trabaja junto al CIQA (Universidad Tecnológica Nacional), al ISIDSA (Universidad Nacional de Córdoba) y a laboratorios particulares para la realización de controles físico- químicos, bacteriológicos y especiales.

Los resultados de todas estas determinaciones son enviados mensualmente a las Cooperativas y Municipios pertenecientes al Sistema La Quebrada, donde la información se encuentra disponible para su consulta y utilización por los usuarios. Si desea conocer los resultados de los análisis puede consultar en: link a resultado de análisis que se actualiza mensualmente.

Controles de rutina Diarios

  • Una vez al día se muestrea agua cruda, agua decantada y agua filtrada para determinar en el laboratorio su turbiedad, temperatura, Ph y cloro libre.
  • Cada 2 horas se controlan las bombas dosificadoras de insumos (a través de las cuales se incorpora cloro y policloruro 18).
  • Cada hora se controla el nivel de cisterna y la cantidad de agua que está demandando el sistema.
  • Cada 6 horas se realizan desbarres de los decantadores.
  • Cada 24 horas (o 48 hs en invierno) se lavan los filtros.
  • Mantenimiento permanente de la infraestructura electromecánica de la Planta

Semanales

  • Se realizan muestreos de la cisterna de Planta y las cisternas de Río Ceballos y Unquillo para determinaciones fisicoquímicas y microbiológicas.
  • Según los requerimientos de usuarios con problemas de agua, se realizan extracciones de muestras y se analizan en laboratorio.
  • Se realiza limpieza de:
    • Un floculador con su correspondiente decantador.
    • Los piletones de agua de desbarres y de agua de reciclado.

 

.

3. Control y auditoría de los valores de agua potable. ERSEP

El ERSEP (Ente Regulador de Servicios Públicos) toma muestras de Planta Potabilizadora, Acueductos y de la Red de distribución una vez por mes y los somete a análisis de laboratorio.

4. Control del estado del tanque domiciliario. Usuarios.

Los usuarios deben revisar y limpiar el tanque periódicamente (cada 6 o 12 meses), para evitar que el agua potable que allí se almacena sufra degradaciones en su calidad.

Te recomendamos ver

Bien natural y social

Servicios