Gestiones y acuerdos para resolver los problemas de abastecimiento en Sierras Chicas

Las autoridades de las Cooperativas prestadoras del servicio de distribución de agua potable en Rio Ceballos, Unquillo y Mendiolaza se reunieron con el Secretario de Recursos Hídricos, el Secretario de Servicios Públicos y funcionarios de estas áreas, para analizar la situación del sistema que abastece a Sierras Chicas y buscar soluciones a las dificultades que se vienen presentando.

En el encuentro, las Cooperativas plantearon cuales son los puntos críticos en el funcionamiento de ese sistema, las debilidades de las Plantas Potabilizadoras de La Quebrada y La Calera, las necesidades de inversión y la importancia de coordinar criterios para el manejo integral del mismo.

“Fue una reunión muy positiva, con avances en la formulación de diagnósticos y en la construcción de acuerdos sobre qué hay que hacer para que un servicio tan vital no se vea resentido. Pudimos firmar un convenio y plantear un cronograma.”, afirmó una de las autoridades de la Cooperativa de Rio Ceballos.

Entre los aspectos acordados, se destacan:

Un plan de trabajo a corto plazo con metas para la resolución de necesidades del acueducto. La Provincia se comprometió a destinar los recursos y coordinar la dirección técnica para resolver los problemas de infraestructura en los sectores que requieren mejorar capacidad de transporte, para que de este modo se asegure el abastecimiento de la totalidad de Unquillo con agua proveniente de La Calera. Las Cooperativas se comprometieron a sostener el trabajo conjunto y coordinado junto al Ministerio.

La firma de un convenio marco entre la UTE (Cooperativas de Rio Ceballos, Unquillo – Mendiolaza) y la Municipalidad de Salsipuedes, donde la Provincia se constituye en garante, para que Salsipuedes se incorpore en la gestión y sostenimiento económico del sistema.

Un programa a mediano y largo plazo, presentado por la Provincia, para incorporar fuentes de abastecimiento para Sierras Chicas desde la zona norte del corredor, teniendo en cuenta las proyecciones de crecimiento de la región y las condiciones actuales en relación a la disponibilidad del recurso y la demanda. El proyecto, según informaron los funcionarios, estará en funcionamiento en un plazo de tres años.