Historia de la cooperativa

Historia de la Cooperativa

La Cooperativa de Obras y Servicios de Río Ceballos nace en 1982, en un escenario alentado por la recuperación de la democracia y las libertades públicas, que motivó la reactivación del movimiento cooperativo.

Ante el lanzamiento en todo el país del “Plan Nacional de Agua Potable”, se presentaba una oportunidad histórica para que los vecinos conformaran una cooperativa y pudieran dar respuesta a una necesidad compartida por la población: el acceso de todos al agua potable.

El 15 de setiembre se firma el acta fundacional de constitución. Un  acontecimiento de profunda relevancia para la trama social de la localidad, porque comenzaba a construirse un espacio institucional de pertenencia, como herramienta propia de la comunidad para buscar soluciones solidarias a sus necesidades.

Desde entonces, se suma al movimiento cooperativista, con el objetivo de prestar servicios sustentables, eficientes y al menor costo para los usuarios. Aún en momentos muy adversos, las cooperativas de servicios han invertido recursos, desarrollado proyectos, movilizado a la comunidad, creando espacios de participación, para sostener prestaciones de calidad y favorecer el acceso equitativo de toda la población a servicios básicos, que constituyen derechos fundamentales.

Una vez que se conformara la Cooperativa comenzó a ejecutarse el Plan Nacional de Agua Potable.

Las obras, que incluían también a Unquillo y Mendiolaza, fueron dirigidas por el Estado Provincial, pero costeadas con un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo, fondos del gobierno Nacional y un importante aporte de los asociados.

Para proveer de agua potable a las localidades, se construyó la Planta Potabilizadora La Quebrada, que se inauguró en 1986 y en acueducto que unía las tres localidades.

Sin embargo, el servicio de agua corriente recién se brindaría desde 1991, dado que la construcción inicial del sistema, ejecutada y supervisada por la Provincia, se realizó con materiales inadecuados y debió ser reemplazado completamente.

En los años sucesivos, la Cooperativa invirtió recursos y desarrolló gestiones para mejorar la eficiencia del sistema.

También fue ampliando sus prestaciones y sus líneas de trabajo. Telefonía celular, venta de productos y una fuerte política cultural y educativa.
En 2008 se abrió el Centro Cultural Cooperativo Casa Azul, donde se llevan a cabo talleres, seminarios, cursos de formación docente y laboral; ciclos de charlas, música, teatro, danza; exposiciones; encuentros y actividades con otras organizaciones.

Y en 2010 se organizó un programa de educación que articula con todas las escuelas de la ciudad, centros vecinales y otras organizaciones de la zona.

En 2012 se creó un área de Comunicación, cultura y educación para fortalecer esos proyectos y profundizar los canales de comunicación con los asociados.

El sostenimiento y el crecimiento de la Cooperativa descansó siempre en el compromiso y el esfuerzo de sus asociados, sus trabajadores y de toda la comunidad. Durante diez años, el servicio de distribución de agua potable se brindó sin contrato de concesión que estipulara reglas y que implementara una tarifa adecuada para hacer frente a los costos. Fueron años de una profunda crisis hídrica que puso en riesgo la prestación. Gracias a la participación activa de todos, en mayo del año 2013, se firma finalmente el Contrato de Concesión del Servicio de Agua Potable, formalizando la adjudicación del servicio y un conjunto de regulaciones indispensables para la sustentabilidad del mismo.

A lo largo de más de treinta años, fuimos definiendo y construyendo la Cooperativa que queremos ser.
Hoy la Cooperativa cuenta con más de 5.000 asociados. Resulta una verdadera herramienta para el desarrollo local y regional. Es una institución referenciada por su política de acceso a la información, la transparencia y por su presencia en los ámbitos de discusión y trabajo colectivo en defensa de la cuenca hídrica. Planifica sus acciones desde una perspectiva de derechos y apuesta al desarrollo de la cultura local como territorio donde se promueven valores cooperativos.

Te recomendamos ver

Transparencia

Consejo y sindicatura